Episodes

Maslama al-Mayriti. El elogio del olvido.  

Maslama al-Mayriti, como su nombre sugiere, era probablemente madrileño, aunque todas sus investigaciones de importancia fueran llevadas a cabo en Córdoba. Su fecha de nacimiento se desconoce pero se sabe que murió a principios del siglo XI. Fue uno de los astrónomos más importantes del Medievo español, aunque su nombre no le suene a casi nadie, ni siquiera a muchos profesionales de la Astrofísica. Un verdadero olvidado de la Astronomía hispano-árabe. Ibn Said nos dice de él: “Fue el principal de los matemáticos de su tiempo, y más sabio que todos que le habían precedido en la ciencia de los astros; era técnico en las observaciones astronómicas y se esmeró en la inteligencia del Almagesto de Ptolomeo.”

Alfonso X,  un  rey que supo ser sabio.  

Alfonso X nació en Toledo en 1221, heredó el trono de Castilla y de León después de que sus padres, Fernando III de Castilla y Beatriz de Suabia, unificaran los dos reinos. Mientras tanto, al-Andalus ya había empezado a fragmentarse y Alfonso contribuyó a su decadencia: en 1243 conquistó Murcia y años más tarde extendió el dominio castellano-leonés hasta Cádiz. La obra magna de Alfonso X está relacionada con la ciencia, concretamente con la Astronomía. La contribución alfonsí puede ser dividida en dos partes: los Libros del Saber de Astronomía y las Tablas Alfonsíes. Hoy les invitamos a escuchar la vida y obra del Rey Sabio.

Riemann: la grandeza de la brevedad  

Bernhard Riemann fue un matemático excepcional. A pesar de su origen humilde y una mala salud que llevó a la muerte a los 39 años (1826-1866), supo escalar las más altas cumbres del conocimiento matemático. Sus trabajos proporcionaron notables avances en geometría, análisis complejo y en física. En el aparato matemático desarrollado por Riemann, Einstein encontró el armazón ideal en el que encajaban perfectamente sus ideas físicas expresadas en la Teoría General de la Relatividad, dada a conocer en 1915. La biografía de Riemann se engloba dentro de un conjunto de programas con los que celebramos en CienciaEs.com el primer centenario de la genial obra de Einstein.

Einstein y la Relatividad General  

El 25 de noviembre de 1915, Albert Einstein anunciaba ante los miembros de la Academia de las Ciencias de Prusia, en Berlín, la versión definitiva de su Teoría de la Relatividad General. Este año se cumple un siglo de aquel acontecimiento histórico que proporcionó una nueva forma de entender el Universo y las leyes que lo gobiernan. Con este nuevo capítulo de Ciencia y Genios comenzamos una serie de programas que intentarán poner al alcance de todos distintos aspectos históricos, teóricos y experimentales de la Relatividad General. Los programas se irán publicando a lo largo del 2015 en los podcast de “Ciencia y Genios”, “Hablando con Científicos” y “Vanguardia de la Ciencia” de CienciaEs.com. Hoy queremos dar un paso más con esta nueva obra centrada en las circunstancias y las dificultades que guiaron a Einstein en el camino que va desde la primera de sus teorías, la Relatividad Especial o Restringida, publicada en 1905, hasta la Teoría de la Relatividad General de 1915.

Lise Meitner y los átomos rotos  

Una gélida tarde de diciembre de 1938, en el laboratorio de Física del Instituto Nobel de Estocolmo, una mujer de ojos cansados y cierto aire de tristeza, miraba fijamente una hoja en blanco con la mente perdida entre seis décadas de recuerdos. La pluma se negaba a escribir, como si su dueña, Lise Meitner, doctora en ciencias físicas y conocedora como nadie de los misterios del átomo, quisiera hablar de otras cosas, de su propia vida. El destinatario de la carta era Otto Hahn, un científico brillante con quien había compartido 30 años de investigaciones en la lejana Alemania. La historia de ambos está unida para siempre al descubrimiento de la fisión nuclear.

Maxwell, el genio tartamudo.  

Maxwell era un hombre bueno, tartamudeaba ligeramente y tenía una mente privilegiada capaz de ver un mundo fascinante con la lente de las matemáticas. Si levantara la cabeza se asombraría de todo lo que ahora hacemos con las ondas electromagnéticas que el definió en sus ecuaciones: la radio, la televisión, las transmisiones espaciales, la telefonía móvil, etc

Tales de Mileto y su alargada sombra.  

Tales de Mileto (624 a.C.-?, 548 a.C.) fue un filósofo y matemático griego cuya influencia sigue presente hoy. Sus obras se perdieron pero sus ideas fueron divulgadas por otros que vinieron después, entre ellos, el filosofo Platón, quien, en su diálogo sobre la naturaleza del saber que lleva por título Teeteto (Thaetetus), pone en boca de Sócrates una anécdota que ha hecho de Tales el prototipo de sabio despistado. En la obra de Platón, Sócrates le dice a Teodoro: “Cuéntase Teodoro que, ocupado Tales en la astronomía y mirando a lo alto, cayó, un día, en un pozo, y que una sirvienta de Tracia, de espíritu alegre y burlón, se rió de él diciendo que quería saber lo que pasaba en el cielo y que se olvidaba de lo que tenía delante de sí y a sus pies”. Les invito a escuchar la biografía de Tales de Mileto, escrita por Tomás Pedraza.

Isaac Newton, el genio de la Navidad.  

En 1642, Inglaterra se regía aún por el calendario juliano y, según ese calendario, el día de Navidad nacía Isaac Newton, uno de los más grandes genios que la humanidad ha concebido. Antes de él, se creía que el cielo y la Tierra estaban gobernados por leyes distintas, fue Newton, con su extraordinario ingenio, quien unificó el Cosmos bajo las mismas leyes físicas. Cuentan que la inspiración le vino al ver caer una manzana, sea o no verdad, la humanidad ha visto caer manzanas desde el principio de los tiempos pero nadie, hasta él, tuvo la visión genial de unir, bajo una misma ley, a la manzana que cae, a la Luna que gira alrededor de la Tierra, a cada planeta y a cada estrella del Cosmos.

Azarquiel, el cincelador de estrellas.  

Azarquiel es, en nuestra opinión, por su enorme poderío creativo, el mayor astrónomo español de todos los tiempos. Nació, probablemente, en el año 1030 en Toledo y murió en Córdoba, en día 15 de Octubre de 1100. La obra de Azarquiel abarcó una amplia gamma en el campo astronómico. Su producción científica abarca la elaboración de tablas astronómicas, tratados puramente teóricos y el diseño y construcción de los instrumentos más avanzados de su época.

Los nervios crecen. Rita Levi Montalcini  

Rita Levi-Montalcini nació el 22 de abril de 1909 en Turín, Italia, en unos tiempos en los que ser mujer y científica parecía un binomio imposible. Sin embargo, a pesar de todos los impedimentos, Rita demostró que esos prejuicios no estaban hechos para ella y logró doctorarse en Neurocirugía. Aquel doctorado fue sólo el comienzo de una imparable carrera que le proporcionó el Nobel de Medicina en 1986 y continuó sin descanso hasta su muerte a los 103 años de edad.

Röntgen y los enigmáticos rayos.  

Muchos de los grandes descubrimientos de la humanidad se hicieron a partir de la observación de un fenómeno producido al azar, pero unas pocas mentes preparadas lograron interpretarlos. Éso le sucedió a Wilhelm Conrad Röntgen, el descubridor de los Rayos X. Él observó un fenómeno que quizás otros habían pasado por alto y, gracias a su tesón, ofreció a la humanidad una herramienta que ha evitado mucho sufrimiento.

El soñador de Marte. Percival Lowell  

A finales del siglo XIX, Marte era un planeta enigmático, lo suficiente cerca como para crear expectativas pero demasiado lejos como para ser observado con claridad. Los telescopios más potentes de la época sólo mostraban un disco anaranjado con manchas oscuras. Esas manchas provocaron un verdadero delirio de interpretaciones y especulaciones sobre la posibilidad de vida e, incluso, de vida inteligente en el Planeta Rojo. Destaca por méritos propios en este campo Percival Lowell.

El demonio herbívoro y el Barón de Cuvier.  

A finales del siglo XVIII reinaba un gran desorden en el conocimiento de las especies, ya fueran vivas o fósiles. En medio de ese desconcierto surgió la figura del Barón de Cuvier, una de esas personas que ponen orden en el caos. Con una visión fuera de lo común, no sólo puso orden entre las especies vivas de su tiempo sino entre las que se habían extinguido. Para ello utilizó una novedosa herramienta: la anatomía comparada. Se decía de él que, a partir de un único diente, era capaz de reconstruir la anatomía completa de un animal.

Freud y la curación hipnótica.  

Sigmund Freud (1856 – 1939) fue un médico neurólogo austriaco, padre del psicoanálisis y una de las mayores figuras intelectuales del siglo XX. Hoy les invitamos a escuchar la historia de su vida y, como complemento, les ofrecemos el relato, escrito por el propio Freud, en el que describe el tratamiento de una de sus pacientes utilizando la hipnosis como método terapéutico

Titán, la enigmática luna de Christian Huygens.  

Christian Huygens (1629 – 1695) fue un astrónomo y físico holandés que descubrió los anillos de Saturno y su luna más grande y enigmática, Titán. Como físico realizó importantes aportaciones a la mecánica y a la óptica, inventó el reloj de péndulo y en el campo de las matemáticas fue uno de los pioneros en el estudio de la probabilidad. Les invitamos a escuchar su vida.

Paracelso, más sabio que el divino Celso.  

Paracelso nació en Einsiedeln, Suiza, en 1493, un año después del descubrimiento de América por Colón. Fue contemporáneo de Copérnico, Lutero, Leonardo da Vinci y toda una cohorte de mentes que propiciaron el salto desde la Edad Media hasta el Mundo moderno. Cuentan las crónicas de la época que, en vida, le llamaron el “Lutero de la medicina” y en los debates científicos del siglo XVI frecuentemente se ponía más énfasis en las innovaciones de Paracelso que en el sistema astronómico de Copérnico.

La Tierra quebrada de Alfred Wegener  

Alfred Wegener, nacido en Berlin en 1880, siempre se sintió atraído por la astronomía, de hecho se doctoró en esta materia en 1904, pero después se inclinó por otros campos de la ciencia, especialmente la geología y la meteorología. Como meteorólogo, Wegener se unió en 1906 a una expedición a Groenlandia para estudiar la circulación de los gélidos aires circumpolares. La visión de los enormes bloques de hielo que se desprendían de los glaciares le sirvieron de inspiración para sentar las bases de una revolucionaria teoría: La deriva de los continentes.

La herencia y el sabio hortelano. Gregor Mendel.  

El 8 de febrero de 1865, el monje agustino Gregor Mendel presentaba la primera parte de sus investigaciones ante sus colegas de la Sociedad de Historia Natural de Brünn (ahora Brno, en la República Checa). Su trabajo titulado Experimentos en la hibridación de las plantas sembró las bases del conocimiento actual sobre la herencia genética.

¿Tienen inteligencia las máquinas? Alan Turing  

Alan MathisonTuring (1912 – 1954) es considerado como uno de los fundadores de la ciencia de la computación, fue matemático, filósofo, hábil decodificador, visionario y homosexual. Cuando la informática estaba en pañales, el soñaba con poderosas computadoras capaces de retar al ser humano en aquello que más le enorgullece: su inteligencia.

Volar con el suave empuje del viento. Inventores de los globos aerostáticos.  

Hoy les invitamos a escuchar la biografía de los hermanos Joseph-Michel y Jacques-Étienne Montgolfier, considerados como los inventores del globo aerostático. No fueron los únicos, antes que ellos el físico y matemático de origen brasileño Bartolomeu Lourenço de Gusmão desarrolló y demostró la idea y el científico francés Jacques Alexandre César Charles ideó los globos impulsados por hidrógeno. De estos les hablamos en el texto que complementa la biografía.

0:00/0:00
Video player is in betaClose