Episodes


  • El Caribe suele ser sin贸nimo de alegr铆a: el imaginario m谩s com煤n es el de una tierra besada por el sol donde maravillas naturales desbordantes son honradas con las danzas de una poblaci贸n en eterno 茅xtasis. Su m煤sica es la m谩xima expresi贸n de este imaginario pero tambi茅n es el veh铆culo de expresiones m谩s melanc贸licas....


  • Este es un extracto del libro Los Imaginarios y la Cultura Popular, en el que se describen las interrelaciones entre salsa y violencia a trav茅s de sus personajes.Uno de los aportes que Rub茅n Blades hizo a la salsa fue la extensi贸n de las letras de la salsa, pues a partir de su obra las canciones salseras se convirtieron en verdaderas historias llenas de sentido y donde la presencia del personaje fue inevitable para causa y efecto del mismo. Aunque la salsa narrativa es un patrimonio del compositor paname帽o, el personaje no es una incorporaci贸n de su exclusividad, ya que desde mucho antes hab铆an existido personajes violentos en la m煤sica del Caribe.......fuente: www.salsajazz.com

  • Missing episodes?

    Click here to refresh the feed.


  • Sobre la actuaci贸n de Lavoe y su orquesta con m煤sicos de la vieja guardia como: Reynaldo Jorge y Ray Vega en Panama interpretando la mejor versi贸n de Barrunto con la participaci贸n especial de Willie Colon.


  • FUTBOL Y SALSABY HUGO TORRES NAKAYAPAULA CRUBEN BLADES..鈥 Una de las cosas que hizo (Rub茅n), desde el principio con Fania, fue componer para que artistas ya consagrados como Ismael Miranda grabaran sus canciones. Asi que, antes de ser reconocido como cantante, ya era apreciado como compositor dentro de la empresa disquera. Fue su calidad como compositor lo que le permiti贸 ser reconocido por Fania. Recuerdo en particular que fue Ismael Miranda el primero en reconocer, y dar cr茅dito p煤blicamente, a Rub茅n por sus composiciones. Rub茅n nunca lo olvido. Siempre cre铆 que Rub茅n es un compositor que tambi茅n canta, en vez de un cantante que tambi茅n es compositor. Constantemente recib铆a llamadas de gente diciendo 鈥渘ecesito una buena tonada鈥.Eso fue lo que precisamente ocurri贸 con 鈥淓l Cantante鈥. Willie lo llamo porque H茅ctor hab铆a sido hallado con una sobredosis dentro de un auto y necesitaba una 鈥渂uena canci贸n o tonada鈥 para ayudarle a regresar a la escena. Inicialmente Rub茅n no quiso darle la canci贸n a H茅ctor, pero lo convenc铆 de que lo hiciera. Me encantaba H茅ctor Lavoe y la broma mas grande entre Rub茅n y yo era que H茅ctor fue mi cantante favorito (lo sigue siendo). Cada vez que H茅ctor se presentaba me aseguraba de ir a escucharlo.En una oportunidad, durante un concierto de Fania All Stars en el Madison Square Garden de Nueva York, Rub茅n vino hasta donde yo estaba sentada en medio de la audiencia y me llevo tras bastidores 鈥搇o que yo odiaba- Sin pronunciar palabra me condujo hasta donde H茅ctor estaba, recostado sobre una de las puertas. Al llegar justo al frente de H茅ctor (Rub茅n) me pregunto: 鈥榪uien es tu cantante favorito?鈥 y le conteste 鈥 H茅ctor Lavoe鈥. H茅ctor se sonri贸 sin saber exactamente lo que ocurr铆a y fue cuando Rub茅n dijo: 鈥 H茅ctor, sabes quien es ella? Es mi novia Paula鈥. H茅ctor entonces ri贸 a carcajadas. Al principio me molesto un poco pero despu茅s entend铆 que se trato de un gesto muy generoso de Rub茅n. El y H茅ctor eran, para ese entonces, rivales musicales.


  • Maestra Vida es el nombre de la primera 贸pera salsa original (la primera de la historia corresponde a Hommy de Larry Harlow del a帽o 1973, adaptaci贸n de la 贸pera rock Tommy de The Who), compuesta por el artista paname帽o Rub茅n Blades, grabada en estudio con la inclusi贸n de instrumentos sinf贸nicos y producida por Willie Col贸n en 1980 para el sello Fania Records.Distribuida como 谩lbum doble (Fania F576/577), Maestra Vida marc贸 un hito en el g茅nero de la salsa al introducir elementos de la narrativa literaria latinoamericana a la m煤sica, a trav茅s de lo que Blades denomin贸 Focila, su proyecto art铆stico para un Folclore de Ciudad Latinoamericana por el que propon铆a la m煤sica al servicio de la expresi贸n de los hechos y contradicciones urbanos, com煤nmente evitados por los ritmos afro-caribe帽os comerciales de la 茅poca. Si bien se trata de una 贸pera salsa, como se conoci贸 desde su salida al mercado, 茅sta incluye temas que no son espec铆ficamente de ese g茅nero, como el bolero.La voz de Manuela corresponde a la madre de Rub茅n Blades, Anoland D铆az, culminando un largo sue帽o acariciado por Rub茅n y nunca m谩s repetido en otra grabaci贸n.Maestra Vida no fue montada en la 茅poca de su lanzamiento y tuvo que esperar hasta muchos a帽os despu茅s para que fuera llevada a los escenarios.agradecimiento sincero a Santiago Cardenas Malasquez y su blog Pentamagrario http://pentagramario.blogspot.com/?m=1por servir de fuente para este podcast, asi como tambien no se olviden de escuchar hugosalsaradio http://hugotorresnakaya.wix.com/hugosalsaradioo escuchar hugosalsaradio en Tunein: http://tunein.com/radio/hugosalsaradio-s140096/


  • Excelente audio sobre la presencia de Hector Lavoe en Per煤, que fue transmitido por el programa radial "EN ESCENA" es un programa que se trasmite por RPP Noticias los s谩bados desde la 2:00 pm y los domingos a partir de las 12:30 am con la conducci贸n de Johnny Padilla Orbegoso.La relaci贸n de Lavoe con Hugo Abele fue casi de una hermandad, tal como consta en los AUDIOS IN脡DITOS que RPP comparte por gentileza de Agustin Perez Aldave y que de alguna forma, representa un homenaje a la memoria de Hugo Abele, el encargado de la entrevista para su programa Sonidos Latinos.All铆 se escucha a un Lavoe que dice que "El Per煤 es su mejor inyecci贸n", adem谩s del aprecio al Dr. Luis Delgado Aparicio, quien al escucharlo 24 a帽os despu茅s en nuestro programa no pudo contener la emoci贸n. As铆 mismo, se hace ver la pasi贸n por los boleros, en especial el de Emborr谩chame de Amor, de la autor铆a del peruano Mario Cavagnaro.Disfruten el audio y es bueno saber q existen mas audios o videos ineditos por ahi......de el gran Hector Lavoe!!!


  • HOMMYEn 1969, The Who, la famosa banda inglesa de rock conformada por el exc茅ntrico cantante Roger Daltrey, hicieron una obra llamada Tommy. Se trataba de un 谩lbum doble presentado como una 贸pera rock, Tommy narraba la historia de un ni帽o ciego y sordomudo que acaba convertido en un profeta. Tres a帽os despu茅s la London Symphony Orchestra hizo una versi贸n de c谩mara y Larry Harlow hizo Hommy. Esta es la historia de un disco 煤nico en su g茅nero, la 贸pera latina Hommy.Larry Harlow se inspir贸 en Tommy para hacer Hommy, 茅l mismo lo reconoce. La historia tambi茅n giraba sobre un ni帽o ciego sordomudo con un sentido para la m煤sica hiperdesarrollado. el argumento fue escrito por Heny 脕lvarez, pero lo interesante tambi茅n estuvo en la grabaci贸n, pues Harlow la hizo en cintas de v铆deo y no de audio. Genaro Heny 脕lvarez Domenech naci贸 en Santurce en 1929. Era cantante, un habitual de las fiestas en el South Bronx y el East Harlem a comienzos de los 60. Tambi茅n bailaba, tambi茅n compon铆a, tambi茅n arreglaba y tambi茅n vend铆a discos en la Casa Alegre de Al Santiago. Fue fundador de la T铆pica Novel, estuvo en el Sexteto de Gilberto Cruz, pas贸 por La Moderna de Ray Barretto, actu贸 con la charanga de Lou P茅rez y cant贸 para el Sexteto de Joe Cuba. Cuando estall贸 el boom de la salsa, pas贸 de grupo en grupo hasta que Larry Harlow lo llam贸 para escribir Hommy, un trabajo hecho a la medida del talento de 脕lvarez.Un detalle sobre la obra Hommy. Harlow quer铆a alejarse del planteamiento de Tommy y por eso hab铆a pensado en un nombre muy distinto, pero 脕lvarez encontr贸 que omi significa agua o manantial en 帽a帽igo, por lo que el nombre era perfecto. Los dos dividieron la obra en dos actos y nueve interludios. Se cuenta que 脕lvarez se inspir贸 en las tradiciones de Loiza Aldea y que por eso siempre neg贸 la relaci贸n con la 贸pera rock de The Who.Mientras Heny 脕lvarez terminaba de escribir, Larry Harlow fue convocando a sus amigos para grabar el ambicioso proyecto. La orquesta base, por supuesto, fue la suya con Guagua Rivera en el bajo, Eddie Col贸n en los timbales, Tony Jim茅nez en las congas y Pablito Rosario en los bongoes. Larry Spencer y Ralph Castrella en las trompetas, Sam Burtis y Lewis Kahn en los trombones, y como cantantes y actores: Celia Cruz (la gracia divina), Heny 脕lvarez (el heladero), Justo Betancourt (el pap谩), Cheo Feliciano (el t铆o), Pete El Conde Rodr铆guez (el elemento del bonche), Adalberto Santiago (el m茅dico) y un chico reci茅n llegado de Coamo, Puerto Rico, Junior Gonz谩lez. Junior Gonz谩lez lleg贸 a la orquesta de Larry Harlow para reemplazar a Ismael Miranda, y dio la casualidad que su debut con la banda fue en Hommy, donde por su juventud se le dio el papel protagonista, el del ni帽o que no ve, no habla ni oye, pero toca los bongoes de manera prodigiosa. Pero mencion谩bamos a Celia Cruz. Resulta que Celia estaba en M茅xico y a Harlow le pareci贸 que era la voz perfecta para encarnar a la gracia divina. Celia dijo que le parec铆a bien, pero que primero firmar铆a un contrato con Fania y se fue a Nueva York. Pero m谩s tard贸 ella en preparar la maleta que Jerry Masucci y Harlow en organizar todo para que grabara antes de firmar. Ella se enoj贸, pero en el fondo acabaron de amigos, porque esa fue la primera experiencia de Celia Cruz con la salsa y con Fania. Lo que sigui贸鈥βa!, fue Bemba Color谩.Contra todo pron贸stico, las ventas de Hommy fueron muy buenas, por lo que se pens贸 en presentarlo en directo. Pero era una 贸pera y no era sencillo. Harlow, que siempre ha tenido excelentes relaciones en Nueva York, habl贸 con las directivas del Carnegie Hall. El Carnegie recib铆a conciertos de m煤sica popular desde 1955, pero s贸lo desde el 71 se pod铆an grabar. De hecho, estaban de moda entre los grupos de rock y de soul, as铆 que la propuesta fue aceptada y el evento se empez贸 a preparar.Hommy: A Latin Opera se estren贸 el 29 de marzo de 1973 en el Carnegie Hall. A la orquesta de Harlow se le sumaron una secci贸n de cuerdas con 14 violines, una secci贸n sinf贸nica de vientos (imag铆nense, los tres flautistas eran Johnny Pacheco, Eddy Zervigon y Bobby Porcelli), y una secci贸n de percusi贸n, adem谩s de los coros, un piano adicional y un tres. Larry Harlow dirigi贸 todo en compa帽铆a de Marty Sheller, creador de los nueve interludios. El narrador fue Heny 脕lvarez y los arreglos musicales los hicieron Harlow, Sheller, Jos茅 Luis Cruz, Papo Lucca y Javier V谩zquez. Hommy se present贸 posteriormente en el reci茅n inaugurado coliseo Roberto Clemente de San Juan de Puerto Rico.


  • Hacia mucho tiempo que Hector Lavoe no tenia grandes conciertos al aire libre como sol铆a tenerlos, la llegada de Lavoe al Peru, muchos la consideran como el momento mas alto en la carrera de el cantante, esto ocurri贸 en 1986 durante una semana de shows completamente vendidos en su totalidad. Durante esta estad铆a Lavoe demostr贸 momentos de generosidad y caridad que no fueron reportados.La noche anterior al viaje a Lima, La Banda hab铆a completado una serie de conciertos en el Club Broadway 96, cuando llego una mala noticia: la madre de Nu帽ez uno de los integrantes , hab铆a fallecido, Nu帽ez recuerda que Lavoe se le aproximo despu茅s de el show y le dijo: "si no quieres hacer el viaje no tienes que hacerlo, al mismo tiempo puso en mi mano $600 y que me dar铆a mas dinero cuando vuelvan, para los gastos de el funeral" le agradec铆 por su generosidad y le dije: a mi madre le hubiera gustado que hiciera el viaje a Peru y as铆 lo har茅.La noche siguiente, Lavoe y la banda incluido "el chino" Nu帽ez tomaron el vuelo de Nueva York hacia el Peru. Nu帽ez recuerda que a pesar de el retraso de el vuelo, Lavoe se mostraba entusiasmado por el viaje a Lima. El itinerario era de 6 presentaciones sold out con un estimado de 60,000 personas por noche, era un numero sin precedentes en Peru. Nu帽ez recuerda como la popularidad de Lavoe en el mundo entero se hizo realidad, cuando el avi贸n aterrizo en la ciudad de Lima a tempranas horas de la ma帽ana "Eso fue probablemente el punto mas alto de popularidad en la carrera de Lavoe". Era como si hubiera llegado The Beatles, un bus nos transporto al Hotel, escoltados por un convoy militar, las calles estaban repletas de gente aglomeradas junto al bus y tratando de tener contacto con el cantante Lavoe. Luego vino la conferencia de prensa en el Hotel a las dos de la ma帽ana, se puede decir que Lavoe era como un Dios en Lima y como cualquier Dios musical, Lavoe se mostraba complaciente con su p煤blico. Habian muchas mujeres, record贸 Nu帽ez, que mujer no querr铆a salir con Hector y su banda? hab铆a mucha gente tratando de accedernos y cuando las mujeres vienen hacia a ti, no se puede decir que no鈥u帽ez relato que durante su estad铆a hubo algunos individuos sospechosos al rededor de Lavoe, pero insisti贸 que Hector no us贸 drogas durante ese viaje. Mientras est谩bamos en Lima, lo que Hector hacia era ir de su cuarto al bar de el Hotel justo antes de cada concierto y empezaba a cantar boleros en frente de cualquier afortunado que se encontraba en el bar, luc铆a muy c贸modo y placentero, luego mas tarde en esa noche despu茅s de el concierto volv铆amos derecho al bar, tom谩bamos dos tragos y cada uno a su cuarto a dormir, durante el d铆a la banda sal铆a a hacer turismo pero Hector se quedaba en su cuarto a dormir.De cualquier manera la serie de conciertos en Lima era lo que justamente Hector necesitaba, cada noche hab铆a 60,000 personas en la Feria, que tan pronto ve铆an a Hector gritaban su nombre y empezaban a saltar, toda la Feria entera temblaba. Hector ver铆a esto noche tras noche y todo lo que el pod铆a hacer era voltear hacia la banda y decir: "Dios m铆o".Habia un real sentido de 茅xito para Hector luego de finalizar el ultimo concierto en Lima, el hab铆a actuado sin problemas. Los fans le dieron a Hector el amor que el ansiaba, Hector se sent铆a realmente emocionado mas que ninguna droga podr铆a producirle. Durante su estad铆a se mostr贸 cooperativo con la Prensa, Hector siempre se mostr贸 alegre en Peru. Sin duda estaba viviendo el mejor momento de su vida.Hector se hubiera quedado a vivir indefinitivamente en Lima, pero todo lo bueno se acaba, y con ese aplauso y adulaci贸n todav铆a sonandole los o铆dos, Hector abord贸 el avi贸n que lo saco de el para铆so.Con la gira concluida Hector y la banda retornaron a Nueva York y tan pronto como bajaron de el avi贸n, Nu帽ez recuerda a Hector caminando hacia el, meti贸 la mano en el bolsillo sac贸 $1,000 y me los entrego diciendo: Si necesitas cualquier cosa aqu铆 estoy, estoy orando por ti y tu familia.


  • Dicen que los pueblos que no conocen su historia son proclives a cometer los mismos errores del pasado, pero asimismo no tienen modelos v谩lidos que seguir por esta falta de informaci贸n o cultura. Por eso con mucho orgullo hemos tenido la grata visita de RUB脡N TECHERA, aquel m铆tico volante uruguayo, hincha del Nacional, que en 1972 lleg贸 a defender los colores cremas con gran aporte de coraje y pundonor, dejando verdaderamente una imagen positiva al extremo que a pesar que le toc贸 partir en 1975 a煤n sigue y seguir谩 perennizado en el recuerdo de la hinchada plena.Algo alejado del mundano mundo del f煤tbol, se encuentra abocado a la pr茅dica del Evangelio a trav茅s de la Iglesia Adventista, justamente el motivo de su visita corta pero imborrable a Lima. Pero en esta visita pudimos enterarnos de un hecho que lo pinta de cuerpo entero, que siempre mantuvo en reserva ya que conoci茅ndolo jam谩s iba a contar este pasaje de su eterna relaci贸n con la 鈥淯鈥.En 1975 se jug贸 la Copa Libertadores antes los equipos de Pe帽arol y Wanderers. Universitario gan贸 ambos partidos y en el primero ante el sub-campe贸n Wanderers que ganamos 2-0, Rub茅n Techera anot贸 de cabeza el segundo gol, con el 铆mpetu y garra que lo caracteriz贸 al punto de irrumpir con pelota y todo dentro del arco, pero cay贸 mal y sufri贸 una lesi贸n en el hombro izquierdo.El Dr. Jorge Alva -otra instituci贸n al interior de una gran instituci贸n- le inmoviliz贸 el brazo y l hombro para esperar los 3 d铆as que faltaban para el partido ante el Pe帽arol. Techera hincha y jugador de Nacional, profesional a carta cabal y hombre que no rehu铆a a los retos hizo cuesti贸n de estado pr谩cticamente que deb铆a jugar como fuera ante el equipo aurinegro. Es as铆 que el d铆a del partido, le adormecieron con infiltraciones el hombro izquierdo lo que le permiti贸 jugar un espl茅ndido partido que ganamos 1-0 en dram谩tico final donde 鈥淧apelito鈥 C谩ceres le tap贸 un penal en la 煤ltima jugada del partido a Fernando Morena, hist贸rico goleador uruguayo.Este gesto lo pinta de cuerpo entero, m谩s a煤n que habiendo transcurrido 33 a帽os de aquellos partidos siempre mantuvo en reserva este detalle, que lleg贸 a nuestro o铆dos por un comentario de su compa帽era de toda la vida Graciela, que no sab铆a que no conoc铆amos este hecho que generalmente se reservan como temas de camar铆n o de grupo.Pero no fue la 煤nica prueba que tuvo Rub茅n Techera en su trascendente paso por la 鈥淯鈥. Regresando de Montevideo luego de los 2 partidos triunfales, nuevamente enfrentaron al Uni贸n Huaral con quienes hab铆an empatado a dos goles en el primer partido. El score se repet铆a y Techera fue el escogido para patear un penal que hubiera significado el triunfo crema y esperar a los equipos uruguayos con mayor comodidad. Err贸 el penal y lamentablemente nuestra ignorancia -nos incluimos en el injusto cargamont贸n- lleg贸 a tener la osad铆a de pensar que lo hab铆a fallado intencionalmente para favorecer a Pe帽arol, justamente un SE脩OR PROFESIONAL dentro y fuera de las canchas y por a帽adidura hincha del Nacional, el m谩s encarnizado rival de los carboneros.Lleg贸 la revancha para Techera el 6 de abril de 1975 cuando a los 37麓 del segundo tiempo luego que J. J. Or茅 hab铆a logrado el transitorio 2-2, encontr贸 una pelota dando botecitos en el 谩rea e hizo lo que cualquier jugador de f煤tbol bien formado hace: Cerrar los ojos y darle con alma, vida y coraz贸n. Golazo de la 鈥淯鈥, triunfo hist贸rico y explot贸 en ese momento el HOMBRE injustamente cuestionado que nos tap贸 la boca a todos y empez贸 a sentar las bases para el futuro de su paso por Odriozola.La siguiente semana y luego de la celebraci贸n de aquel memorable triunfo, con Jos茅 Escajadillo y los arreglos del maestro V铆ctor Cuadros, compusieron 鈥渁l alim贸n鈥 el inolvidable e inmortal tema 鈥淯NIVERSITARIO Y YO鈥 que como club grande no nos basta un solo himno sino que tenemos dos. 鈥淭rampol铆n a la Fama鈥 fue el programa donde Rub茅n Techera cant贸 por primera vez en p煤blico este tema y lo tuvo que hacer 2 veces m谩s en ese mismo programa ante la avalancha de llamadas que ped铆an escuchar nuevamente lo que es un verdadero sentimiento crema, que llega al alma y no s贸lo de esas generaciones que fuimos afortunados testigos presenciales de mejores 茅pocas sino tambi茅n por futuras generaciones que incluso no hab铆an nacido cuando se produjeron estos hechos.Ayer lo aplaud铆an y se reun铆an decenas de miles de personas para verlo jugar en las cancha del Estadio Nacional, hoy ese mismo escenario le sirve para su pr茅dica, aportando para los dem谩s la misma sinceridad y honestidad que tuvo como jugador de f煤tbol y que hoy mantiene como predicador.Gracias Rub茅n Techera.隆隆隆A TAL SE脩OR鈥 TAL HONOR!!!


  • Corr铆a el a帽o de 1979. Para m铆, literalmente corr铆a: me escapaba del colegio (corriendo, tras escabullirme por un hueco del alambrado), me fugaba de la casa de mis padres (corriendo por la bajada de los C贸ndores, en las alturas de Chaclacayo), hu铆a de mi soledad (corri茅ndomela).Yo ten铆a entonces 14 a帽os y ya algunos desenga帽os.Una ma帽ana de invierno me march茅 de la casa de mis padres. No era la primera vez, no ser铆a la 煤ltima. Llevaba conmigo una vieja maleta de mi abuelo. Antes de huir, confund铆 en ella una radio port谩til, revista de f煤tbol, una foto estragada de Farrah Fawcett y algo de ropa.Qu茅 hubiera sido de m铆 en esos a帽os sin Pocho y Farrah Fawcett. Pocho me acompa帽aba en la radio todas las noches (Ovaci贸n de radio El Sol; un Per煤 en sinton铆a), a Farrah Fawcett la amaba, afiebrado, con una mano. El gordo era mi amigo del alma; la rubia, mi amante furtiva (y en este caso fugitiva).Escondido en un modesto hotel del centro de Lima, le铆 en la prensa que Cristal jugar铆a ese fin de semana en Huancayo. No lo dud茅: fu铆 a la estaci贸n de Desamparados, compr茅 un boleto y viaj茅 en tren a Huancayo. Mentir铆a si dijera que el viaje fue una paliza. Una guapa estudiante de la Cat贸lica, que me invit贸 cigarrillos y me permiti贸 recostarme en sus piernas y acaricio mi aturdida cabeza, me ense帽贸 que es posible encontrar ternura y belleza en un tren de madrugada a la sierra.Yo todav铆a no era hincha de nadie. No quer铆a ser de la 鈥淯鈥, tampoco del Alianza. Desde chico me he resistido (es un instinto que agradezco) a estar en las mayor铆as. Ve铆a con simpat铆a al Muni y a Cristal. Me gustaba que fuesen equipos marginales, minoritarios.Tal vez me sent铆a m谩s cerca del Muni, por que ciertas tardes despu茅s del Colegio de regreso a Chaclacayo, me trepaba a los muros del Hebraica y lo ve铆a entrenar.Cristal era entonces una causa perdida. A m铆 siempre me han gustado las causas perdidas.Ese domingo en el estadio de Huancayo fu铆 uno de los treinta o cuarenta entusiastas que, agitando banderas, golpeando bombos, y fatigando las gargantas, afirmamos a viva voz, sobre los crujientes bancas, nuestra (desolada) pasi贸n por Cristal.Conoc铆 aquella tarde que no siempre goles son amores: a veces, si los gritas all谩 arriba, en la monta帽a, son tambi茅n soroches.Borracho de alegr铆a (aunque no solo de alegr铆a), pas茅 esa noche procurando in煤tilmente alguna forma de comercio verbal con dos alemanes que, del todo indiferentes a mis ardores futboleros, fumaban, taciturnos, una pipa de marihuana.Por supuesto, no pod铆a faltar al siguiente partido de Cristal, Habr铆a sido un crimen perderme los desplantes del Loco Quiroga, las operaciones sin anestesia del Panadero D铆az, la a茅rea elegancia del Gran Capit谩n, el zig zag del Trucha, la zurda astuta del Ciego y sobre todo, el arte muy peruano de Cachito, que consist铆a, bien se sabe, en despreciar los goles f谩ciles (pelota reventada a la tribuna), para s贸lo convertir los imposibles.La cita fue en el Nacional de Lima contra la 鈥淯鈥. Compr茅 entrada en la tribuna Oriente para estar con la despoblada barra de Cristal, pero, sobre todo, porque no me alcanz贸 la plata para comprar Occidente.Me veo ahora sentado en una banca de Oriente Alta, apretujado, comiendo incontables barquillos, la radio a pilas encendida en Ovaci贸n, la voz risue帽a de Pocho recorriendo como un eco el estadio, los olores recios a fritangas, caf茅 y man铆, las manos rojas de aplaudir.Cuando Percy meti贸 el primer gol, un hombre obeso, en guayabera, que hab铆a estado observ谩ndome sentado en las gradas, me cogi贸 del brazo y, en medio del griter铆o, me dijo al o铆do:- Soy polic铆a, Mej铆a de la PIP. Vengo contratado por tu viejo. Andaba busc谩ndote. Vamos, tengo que llevarte a tu casa.Le rogu茅 que me permitiera ver el partido. Se neg贸, siempre agarr谩ndome del brazo. Ten铆a que cumplir su papel de duro. Bajando las escaleras, esquivando riachuelos de orina, insist铆:- Ya pues, hermano. S茅 buena gente, que te cuesta. Vemos el partido y nos vamos.En ese momento, las tribunas rugieron gol. Era obvio, por el estruendo de los festejos, que la U hab铆a metido ese gol.- Mierda, nos empataron - dijo Mej铆a, olvidando sus tareas de sabueso, delatando su pasi贸n por Cristal.- Vamos, corre -a帽adi贸, y trep贸 de dos en dos las pestilentes escaleras, de regreso a la tribuna.El f煤tbol tiene esa magia: suspende la realidad, suprime, aunque s贸lo sea por noventa minutos, las contrariedades y amarguras que a todos nos son inevitables, inventa un mundo propio, donde, por lo general, prevalecen la destreza, el arrojo, la armon铆a (pero en el cual, como en la vida, no siempre ganan los buenos).Mej铆a y yo nos sentamos en las gradas porque mi sitio ya hab铆a sido ocupado. Cuando Cristal meti贸 el segundo gol, Mej铆a salt贸, grit贸 como un oso, exhibi贸 sin pudor su condici贸n de fan谩tico.Yo no me alegr茅 tanto. Estaba pensando en lo que me esperaba en casa de mis padres despu茅s del partido. Pero fue con el tercer gol de Cristal cuando Mej铆a enloqueci贸 de alegr铆a, me disolvi贸 en un abrazo virulento y, someti茅ndome al severo olor de sus axilas, grit贸 conmigo, como un ni帽o:- 隆Gol, carajo, Gol!Saltaba a la vista (literalmente saltaba) que Mej铆a era un hincha de los que lloran cuando pierde su equipo.Esa noche Cristal gan贸 tres a uno, y Mej铆a me llev贸 a Chaclacayo. En el camino, media hora de huecos y camiones, s贸lo hablamos de f煤tbol, Pocho en la radio comentando y entrevistando desde camerinos (Oye, Panadero, ahora que han ganado, 驴me vas a invitar por fin el cebiche que me debes?). Al despedirnos, Mej铆a me abraz贸 con la complicidad de la victoria.- Nos vemos en el estadio el pr贸ximo domingo- me dijo.Mi padre abri贸 la puerta. No levant贸 la voz ni me hizo reproches. M谩s bien me sorprendi贸:- Sab铆a que ibas a ir al estadio.Entr茅 en la cocina. Mi madre me esperaba con algo de comida. Me abraz贸, resignada ya a mis fugas y desvar铆os.- 驴Est谩s bien? - me pregunt贸.- Si -le dije-, Gan贸 Cristal.Todo estaba bien, en efecto. Hab铆a olvidado mi radio a pilas en el estadio y mi foto de Farrah Fawcett en el hotel, para no mencionar el penoso regreso a la casa de mis padres, pero la certeza de saberme hincha de Cristal compens贸 sobradamente esos percances.A Mej铆a lo volv铆 a ver en el estadio. Llevaba consigo una radio a pilas que, estoy seguro, era la m铆a.


  • Mucho se ha hablado de la presencia de Carlos Gardel en las concentraciones de los seleccionados de Argentina y Uruguay, en el d铆a previo a la gran final de la Copa del Mundo de 1930, en Montevideo.Despu茅s de saludar a los uruguayos en el lugar donde se hospedaban, Gardel se dirigi贸 a La Barra de Santa Luc铆a -distante varios kil贸metros de la capital uruguaya- donde "velaban sus armas" los argentinos.Una vez llegado al lugar, seg煤n lo relata Pancho Varallo -por aqu茅l tiempo delantero de 19 a帽os, figura de nuestro seleccionado- Gardel se puso a charlar con casi todos muchachos, excepto con Orlandini y Mario Evaristo, porque estaban durmiendo la siesta."Lo llevamos a Gardel a la habitaci贸n de Orlandini y Evaristo, que dorm铆an como angelitos. La sorpresa de Gardel fue grande cuando vio que esos jugadores argentinos, dorm铆an vistiendo la camiseta celeste y blanca. "隆Como quieren la camiseta!, me coment贸 Gardel", recordaba Varallo. Despu茅s, comieron algo, Gardel cant贸 un par de tangos (foto) y jugaron un rato a la Loter铆a."Al otro d铆a, fuimos a jugar la final al Centenario -prosigui贸 Don Pancho- y como algunos compa帽eros estaban asustados por el entorno, no jugaron todo lo que pod铆an. A m铆, que era un pibito, el defensor uruguayo Lorenzo Fern谩ndez, me dijo en pleno partido: "mira, botija, apenas agarr茅s una pelota, te hundo en el c茅sped, te mato".El otro back, Gestido, que era un se帽or y que escuch贸 la conversaci贸n, me tranquiliz贸: "no le hagas caso, botija, jug谩 tranquilo. Es que Lorenzo es medio loco". Al final, perdimos 4 a 2, pero si el partido segu铆a quince minutos m谩s, nos hac铆an siete".


  • El lanzamiento del disco "De Ti Depende" fue un suceso en Am茅rica Latina. De gira por Panam谩, una de las plazas m谩s fuertes del Cantante, a finales de 1976, en el Toldo de la Reina, 18 mil personas ovacionaron a la orquesta, integrada entonces por m煤sicos como Julio Castro, Jos茅 Mangual Jr., Jos茅 Febles, Miguel Col贸n, Joe Torres y otros.Los discos "La Voz" y "De Ti Depende" consolidaron la popularidad de Hector Lavoe.Hector! Hector! Hector!, vociferaba la multitud.Ciudad de Panam谩 se rindi贸 a sus pies. Hector despuntaba como el salsero m谩s popular del g茅nero. Por mucho, se hab铆a convertido en el mejor vendedor de discos de Fania y en el im谩n taquillero de las reuniones de sus Estrellas. En un hecho nunca jam谩s igualado por otro exponente de la salsa, a petici贸n popular Lavoe tuvo que interpretar seis veces el tema "Peri贸dico de Ayer" de Tite Curet Alonso.


  • La Primera Guerra Mundial hab铆a empezado en Junio de 1914 y enfrent贸 a los imperios alem谩n y austro-h煤ngaro, m谩s el otomano, con el resto de los pa铆ses europeos. Ese mismo a帽o, en el frente occidental de la guerra, se hab铆a demarcado una franja de territorio (l铆nea seg煤n el mapa) por unos cuantos kil贸metros en Francia y B茅lgica, hacia cuyos lados estaban los dos bandos (alem谩n por uno, brit谩nico-franc茅s por otro). Se le dio en llamar 鈥淟a Tierra de Nadie鈥, y no ten铆a m谩s de cincuenta metros de ancho. En esa misma franja de territorio se desarroll贸 por tres a帽os la Guerra de Trincheras, una serie de ataques de uno y otro bando, hasta que Estados Unidos entr贸 en guerra (1917) para torcer el conflicto en favor de los aliados. Lo cierto es que para Diciembre de 1914 hab铆an aparecido algunos movimientos pacificadores, promovidos por un grupo de mujeres brit谩nicas y tambi茅n por el Papa Benedicto XV. Mientras tanto para fines de mes, en la regi贸n de Ypres (B茅lgica), del lado de la trinchera alemana, los altos mandos de este ej茅rcito hab铆an mandado distintos adornos con los que adornar los arbolitos de Navidad y tambi茅n distintas provisiones (a modo de regalo y de motivaci贸n) para los hombres de la guerra, como chocolates y cigarrillos. Los soldados alemanes pretend铆an, en su fuero 铆ntimo, pasar aunque sea una Navidad en paz en medio del horror de la guerra, igual que los ingleses y franceses. 驴Pero c贸mo expresar este deseo sin que se enterasen los generales? En la g茅lida madrugada del 25 comenzaron a decorar los arbolitos (m谩s luces que 鈥渁rbolitos鈥 dadas las condiciones), en se帽al amistosa, ante la sorpresa inicial de los soldados enemigos. Ya por la ma帽ana del 25 empezaron a cantar distintos villancicos como "Noche de paz, Noche de Amor". Los soldados ingleses y franceses, apostados en sus trincheras, al ver lo que ocurr铆a del otro lado, soltaron banderas blancas en tren de paz y comenzaron a caminar lentamente hacia la Tierra de Nadie. Y as铆 ambos bandos fueron caminando en direcciones opuestas y se fueron encontrando cara a cara. Las armas hab铆an quedado a un lado, aunque sab铆an -muy a su pesar- que esos mismos que ayer eran enemigos, en pocos d铆as volver铆an a serlo. El encuentro en aquella Navidad nevada fue de abrazos y reencuentros, y de cantar juntos las canciones navide帽as. Tambi茅n se intercambiaron regalos (cigarrillos, chocolates y alcohol; gorros y botones) y enterraron a los ca铆dos que no hab铆an recibido sepultura, en un emotivo homenaje. Y jugaron un partido de f煤tbol tambi茅n, o varios seg煤n las cr贸nicas. Lo cierto es que en medio de aquel fr铆o no se sab铆a bien los l铆mites de la 鈥渃ancha鈥, usaron los buzos (pese al fr铆o) como palos y ni que hablar que no hab铆a jueces. Pod铆a jugar cualquiera, no importaba su origen, y cuando un hombre ca铆a al suelo -resbaladizo- ven铆a otro a levantarlo. El 鈥減artido鈥 termin贸 cuando apareci贸 un soldado para testimoniar el hecho, y seg煤n dicen termin贸 con victoria alemana por tres a dos. El soldado que dio cuenta de este suceso fue el alem谩n Johannes Niemann, y as铆 lo inmortaliz贸 en una de sus ep铆stolas: 鈥淯n soldado escoc茅s apareci贸 cargando un bal贸n de f煤tbol; y en unos cuantos minutos, ya ten铆amos juego. Los escoceses hicieron su porter铆a con unos sombreros raros, mientras nosotros hicimos lo mismo. No era nada sencillo jugar en un terreno congelado, pero eso no nos desmotiv贸. Mantuvimos con rigor las reglas del juego, a pesar de que el partido s贸lo dur贸 una hora y no ten铆amos 谩rbitro. Muchos pases fueron largos y el bal贸n constantemente se iba lejos. Sin embargo, estos futbolistas amateurs a pesar de estar cansados, jugaban con mucho entusiasmo. Nosotros, los alemanes, descubrimos con sorpresa c贸mo los escoceses jugaban con sus faldas, y sin tener nada debajo de ellas. Incluso les hac铆amos una broma cada vez que una ventisca soplaba por el campo y revelaba sus partes ocultas a sus 鈥榚nemigos de ayer鈥. Sin embargo, una hora despu茅s, cuando nuestro Oficial en Jefe se enter贸 de lo que estaba pasando, 茅ste mand贸 a suspender el partido. Un poco despu茅s regresamos a nuestras trincheras y la fraternizaci贸n termin贸. El partido acab贸 con un marcador de tres goles a favor nuestro y dos en contra. Fritz marc贸 dos, y Tommy uno鈥. Esta tregua navide帽a, que en algunas partes del frente dur贸 hasta fin de a帽o y en la que se vieron envueltos hasta cien mil hombres, se dio en llamar la "Tregua de Navidad". Luego hubo alg煤n otro atisbo de tregua durante los tres a帽os posteriores en que dur贸 el conflicto, pero ninguna tan importantes como esta. Los altos mandos de ambos ej茅rcitos -entre ellos Adolf Hitler- montaron en c贸lera cuando se enteraron del hecho, y juraron vengar a los principales promotores de la tregua, adem谩s de asegurarse en los a帽os venideros generar un conflicto en estas mismas fechas, aunque fuese 鈥渋nventado鈥 por ellos mismos. Tambi茅n intentaron borrar cualquier prueba de los acontecimientos, quemando cartas y coartando a la prensa; sin embargo, para principios de 1915 ya los diarios brit谩nicos daban cuenta de algunas cartas y fotograf铆as que algunos soldados hab铆an mandado a sus familias contando los hechos tal cual fueron. Hoy en d铆a, en Ypres, hay una cruz que recuerda aquella ef铆mera pero sentida paz navide帽a. Para la humanidad siempre ha sido uno de los episodios m谩s esperanzadores en medio del odio y un acto de fe en el ser humano a pesar de estar en las peores circunstancias. Igual que para Paul McCartney, que les tribut贸 un video a aquellos valientes soldados.


  • La producci贸n musical de Miguel Matamoros, que sobrepasa los doscientos t铆tulos, incluye piezas de la m谩s fina orfebrer铆a musical antillana. Fue un trovador de ideas frescas, ritmo elocuente y buen gusto que sab铆a ponerle humor a sus composiciones. En el 铆ndice de sus creaciones, que incluyen sones, boleros, guarachas y otros g茅neros del repertorio popular cubano, muestra concepciones del m谩s puro sabor de su provincia oriental. As铆 lo expresan composiciones como: 鈥淟谩grimas Negras鈥, 鈥淢am谩, Son De La Loma鈥, 鈥淓l Que Siembra Su Ma铆z鈥, 鈥淕uajira Ven a Gozar" siendo este 煤ltimo tema grabado en 1939鈥.34 a帽os mas tarde en 1973, la canci贸n ser铆a grabada nuevamente, solo que esta ves por Willie Col贸n y Hector Lavoe en el Album "Lo Mato" Pese a que su relaci贸n profesional ya estaba en crisis, Lavoe y Col贸n lograron expresar lo mejor de su talento en esta grabaci贸n.


  • "Para ti, motherflower!!!鈥, Aquella frase suelta por H茅ctor Lavoe en la canci贸n So帽ando despierto, tiene su historia de trasfondo. Fue un club de New york en una de tantas presentaciones del d煤o Colon 鈥 Lavoe que un personaje se acerco al d煤o solicitando dentro de su repertorio un danzon, obteniendo una respuesta despectiva por parte de H茅ctor, lo cual origino una tremenda paliza por parte de este personaje hacia H茅ctor Lavoe鈥. Pese a la golpiza, H茅ctor complace a su agresor en el a帽o 1972 cuando graba 鈥淓l Juicio鈥, en el tema So帽ando despierto, en un fragmento de la canci贸n inicia un peque帽o danzon en el que H茅ctor hace alusi贸n a aquel personaje diciendo : 鈥淧ara ti mother flower!!!鈥 鈥 H茅ctor y su sarcasmo!!!.


  • No hay pasaje mas legendario en el f煤tbol peruano que la participaci贸n de nuestra selecci贸n en los Juegos Ol铆mpicos de Berl铆n 1936. Generaci贸n tras generaci贸n se han ido exagerando los hechos, deformando las circunstancias, directamente contradiciendo l o que recogen los documentos de la 茅poca, hasta llegar a la historia que manejamos hoy y que los peruanos aceptamos como verdadera. La intenci贸n de este art铆culo es aproximarse a los sucesos del Campeonato de f煤tbol de los Juegos Ol铆mpicos de Berl铆n 1936 desde una perspectiva diferente, dejando de lado los hechos distorcionados y las verdades a medias que tradicionalmente se acumulan sobre este punto en la prensa peruana, explicar las circunstancias en que se dieron estos hechos y derrumbar algunos mitos que han impedido un entendimiento cabal de lo que fue el f煤tbol peruano en la d茅cada de 1930.....


  • Se dice que el 煤nico tema de conversaci贸n en la ciudad argentina de Rosario de lunes a lunes es el f煤tbol. Al igual que los ni帽os que a煤n hoy patean el bal贸n en la plaza del Foro, Marcelo Bielsa tambi茅n tuvo all铆 sus primeros contactos con el deporte al que entreg贸 su vida. El peculiar entrenador del Athletic est谩 de moda. Los elogios le llueven tras colarse en la final de Copa del Rey, pelear un puesto para la Champions en Liga y hacer historia echando al Manchester United de Europa.Le describen los que le conocen como apasionado, diferente, perfeccionista, met贸dico y, sobre todo, trabajador. Bielsa, ese t茅cnico que se presenta a sus jugadores con un 鈥渧amos a la cancha鈥 y para el que los medios son m谩s importantes que el fin, no concibe otro valor que no sea el de salir siempre a ganar. 鈥淧repara todo minuciosamente y se anticipa a las situaciones que van a ocurrir. En cada entrenamiento tiene la oportunidad de sentirse realizado鈥, relata Jos茅 Mar铆a Amorrortu, su hombre de confianza en Bilbao, donde reside en un hotel y trabaja en un despacho en Lezama con una mesa y dos sillas (nada de ordenadores o televisiones).Su relaci贸n con los futbolistas no supera la barrera de lo profesional. Siempre directo y convincente, las dobles y largas sesiones de trabajo son su 煤nico contacto con la plantilla. El rosarino emplea m茅todos novedosos recreando situaciones reales con los que busca mecanizar movimientos siempre pensando en la circulaci贸n del bal贸n. Por ello, divide el campo de entrenamiento en parcelas que deben ser siempre ocupadas por el jugador se帽alado en el momento concreto. 鈥淐uesta hacerse a sus maneras. Adem谩s, a veces es demasiado exigente y llega a agobiar. Hasta nos mandaba buscar en Prensa informaci贸n de los rivales鈥, reconocen algunos de los hombres a los que dirigi贸, a la vez que destacan su capacidad para calar con su mensaje: 鈥淎ntes del comienzo del partido no dice nada. Todo lo que deb铆a decir ya lo hab铆a explicado durante la semana鈥.Las sesiones de v铆deo son fundamentales en su m茅todo. Ya de chaval ped铆a al t铆o de su mejor amigo que le enviase desde Espa帽a cintas con partidos europeos para estudiar el juego al otro lado del Atl谩ntico. Hoy, El Loco, como le apodan, desgrana minuciosamente las jugadas de todos los partidos de su equipo y los rivales buscando defectos que corregir y v铆as para vencer al adversario. El paso posterior es la transmisi贸n a los futbolistas. Mart铆n Posse, al que hizo campe贸n con V茅lez Sarsfield y despu茅s dirigi贸 en el Espa帽ol, a煤n recuerda su boda: 鈥淟a celebr茅 el mismo d铆a en que jugamos contra Boca. Bielsa se plant贸 con el v铆deo del partido que acab谩bamos de jugar bajo el brazo...鈥.El f煤tbol ha sido desde siempre el motor de Marcelo. Su pasi贸n por la Prensa deportiva en su infancia sumada a las clases regateadas para jugar al bal贸n presagiaban el futuro de un ni帽o apodado Cabez贸n y que se hizo de Newell鈥檚 (donde es un aut茅ntico 铆dolo y cuyo estadio posee su nombre) para llevar la contraria a su padre, que dec铆a ser de Racing de Avellaneda. El joven defensa pele贸n que visti贸 en las inferiores la el谩stica de los leprosos (aunque s贸lo pudo hacerlo en cuatro ocasiones en Primera) tambi茅n le铆a a Hesse, Borges o Dostoievski, arrancaba la alineaci贸n de los vestuarios rivales para estudiarla y un d铆a le contest贸 a su madre, cuando le vio marcharse de casa con una peque帽a maleta, que ten铆a 鈥渃osas que hacer鈥.Una vez dio por concluida su corta carrera como futbolista, Bielsa intent贸 buscarse la vida. Primero transformaba casas en pensiones de alquiler para m谩s tarde hacer copias de libros y finalmente y atra铆do por su pasi贸n por las letras (hoy en d铆a asegura que todo lo que pueda decir lo ley贸 en alg煤n lado) compr贸 un kiosco. Hasta que descubri贸 algo que le abrir铆a la puerta a trabajar en lo que m谩s le gustaba: la carrera de Educaci贸n F铆sica. Con 27 a帽os dirigi贸 a su primer equipo, el de la Universidad de Buenos Aires. No dur贸 mucho, ya que un d铆a se plant贸 ante Jorge Griffa para 鈥渃recer a su lado鈥. Diez a帽os atr谩s una conversaci贸n marc贸 a ambos para siempre. El m铆tico jugador del Atl茅tico de Madrid acababa de volver a Rosario para trabajar en la cantera de Newell鈥檚. Bielsa, a煤n jugador, se acerc贸 a 茅l y le dijo:-驴Usted es Griffa?-S铆, contest贸.-驴Pudo quedarse en Espa帽a trabajando y regres贸 ac谩?-S铆.-Usted est谩 loco.As铆 regres贸 Bielsa al que har铆a campe贸n en sus categor铆as inferiores desde la quinta divisi贸n hasta la reserva. Marcelo hac铆a robar a sus chicos los palos de las escobas de sus casas para hacer de rivales imaginarios y fich贸 ni帽os que alg煤n d铆a le acompa帽ar铆an en el 茅xito. Muchos son hoy rivales en el banquillo. Es el caso de Pochettino, entrenador del Espa帽ol. Por casos como este, es conocido como el entrenador de entrenadores. Con apenas 14 a帽os, El Loco se present贸 en su casa en una noche ya avanzada para sacarle de la cama y pedir permiso a su padre para ficharle. El d铆a que Bielsa tuvo la oportunidad de dirigir al modesto primer equipo de Newell鈥檚 (鈥渏am谩s鈥 querr谩 m谩s otra camiseta) tom贸 dos decisiones: Pochettino ser铆a su central y los jugadores tendr铆an que despedirse de las concentraciones en hoteles lujosos. 鈥溌緾贸mo voy a pedir a una persona que duerme en un alojamiento de lujo que salga a partirse dos dientes de un codazo?鈥, aseguraba. Pese a un arranque complicado se proclam贸 dos veces campe贸n y alcanz贸 la final de la Copa Libertadores. En el primer t铆tulo dej贸 una imagen para el recuerdo. En hombros de los hinchas agarr贸 una camiseta rojinegra y enloquecido comenz贸 a gritar a la grada: 鈥溌ewell鈥檚, carajo!鈥.Hoy, los elogios le rodean y 茅l prefiere esquivarlos: 鈥淓l prestigio es una aureola que dura poco, y a m铆 menos鈥. Guardiola le ha calificado como el mejor entrenador del planeta, Sir Alex Ferguson reconoce que le fascina la energ铆a que transmite a sus equipos y hasta la Prensa argentina se disculp贸 por sus cr铆ticas en su etapa de seleccionador nacional, donde Bielsa vivi贸 su peor momento (futbol铆stico y personal) cayendo eliminado en la primera ronda en el Mundial de Jap贸n y Corea. Tras la exhibici贸n ante el United, el principal diario deportivo, Ol茅, escribi贸 esto en su portada: 鈥淪e帽or Bielsa: perd贸n. Gracias por representar tan bien en todo el mundo a la Argentina. Antes en Chile, ahora en Bilbao鈥. Este mismo peri贸dico hab铆a pedido su cese en la albiceleste (no lo logr贸) y se hab铆a mofado de 茅l tras una rueda de Prensa que dur贸 m谩s de cuatro horas llenando su portada de zetas gigantes. Su relaci贸n con la Prensa nunca fue f谩cil. Teme que un periodista resuma en una frase la idea que intenta transmitir con 50 y decidi贸 no conceder entrevistas por miedo a ser ventajista: 鈥溌縋or qu茅 le voy a dar una entrevista a un tipo poderoso y se la voy a negar a un peque帽o reportero de provincias?鈥.Ese es Bielsa. El hombre del ch谩ndal que deambula por el 谩rea t茅cnica contando los pasos y se acuclilla para ver los partidos. Ese que detesta planes alternativos, n煤meros e hip贸tesis y reconoce crecer en el fracaso y empeorar en el 茅xito. El mismo que al llegar a Bilbao acudi贸 a un convento de monjas clarisas en Guernica para pedir que rezasen por el Athletic y por 茅l. Aquel que sabe que 鈥渁 un hombre con ideas nuevas le llaman loco, hasta que esas ideas triunfan鈥.Javier Iglesias


  • Guillermo Portabales El primer encuentro que tuve con la M煤sica de Portabales fue en 1980 mas o menos, para esos a艅os yo hac铆a de DJ de mi padre, cuando invitaba amigos a la casa a tomar unos tragos y hablar de Salsa, cuando el notaba que el amigo sab铆a del tema, mi viejo me hacia se艅as y yo pon铆a el LP de Celia Cruz Homenaje a los Santos y obviamente el de Guillermo Portabales titulado "Aquellas Lindas Melod铆as", era como poner una Magnum 44 sobre la mesa, el que realmente era conocedor del tema, ten铆a que haber escuchado las "Guajiras y Montunos" de Portabales, el cual lleg贸 a nosotros a trav茅s de mis t铆os Rosa y Orlando, quien en ese entonces trabajaba en la primera cadena musical de aquellos tiempos Disco Centro-H茅ctor Rocca, y nos facilitaba todas las novedades y reliquias salseras.Guillermo Portabales, nacido en el poblado de Rodas, provincia de Cienfuegos, el cual, seg煤n el historiador de ese pueblo, Armando Garc铆a Vega, vino al mundo en la calle Bauy贸n No 23, con el nombre de Jos茅 Guillermo Quesada Castillo, el 6 de abril de 1911.Su padre, el espa帽ol Jos茅 Quesada, contrajo nupcias con la cubana Mercedes Castillo. Siendo a煤n un ni帽o Guillermo, su familia se muda para la bella ciudad de Cienfuegos; ah铆 pasa su adolescencia y juventud en dis铆miles trabajos, y a los 17 a帽os el joven comienza a estudiar la guitarra y dedicarse al canto, comprendiendo que esa era su verdadera aptitud, pero sin un rumbo cierto; despu茅s de aprender a tocar este instrumento comienza a cantar bolero y tango en calidad de trovador, dando serenatas y actividades de distintos g茅neros musicales.En cierta ocasi贸n, Portabales, incorporado a una compa帽铆a teatral de variedades ya situada en Santiago de Cuba, ten铆a que cantar un punto cubano, y por convicci贸n propia en vez de realizarlo en su forma original lo cant贸 en una modalidad melodiosa y con una suavidad no acostumbrada en ese estilo campesino.El 茅xito alcanzado por el incipiente bardo en esa f贸rmula casi fortuita de canto hizo que a partir de esa tonada se le llamara 鈥淓l creador de la guajira de sal贸n鈥. Puerto Rico lo recibi贸 en 1937 con bombo y platillo y lo convirtieron en un icono de la m煤sica campesina, quiz谩s por similitud con la de nuestra tierra. All铆 se enamora y se casa con una bella joven dos a帽os despu茅s de su llegada.Tambi茅n es de considerar que es el pa铆s borinque帽o el que le abre las puertas para que el joven trovador comience una larga vida de grabaciones y viajes alrededor de todo Centroam茅rica, y es la disquera RCA V铆ctor la primera en fijar sus deseos en grabarle al casi desconocido trovador..En 1939, se casa con la periodista puertorique帽a Arah Mina L贸pez, con la que retorna a Cuba ese mismo a帽o. Por muchos a帽os, Portabales realiz贸 numerosas giras por Colombia, Venezuela, Ecuador, Per煤, Panam谩, Nueva York y Tampa. Ya en la Habana Portabales realiz贸 presentaciones en vivo con el Trio Matamoros. En 1953, Portabales finalmente se instal贸 en Puerto Rico, desde donde sigui贸 grabando, realizando presentaciones y giras al exterior. El triunfo de la revoluci贸n cubana lo encuentra radicado desde a帽os en Puerto Rico y, aunque realiz贸 grabaciones en 1960 en Cuba, asumir铆a una postura cr铆tica con el r茅gimen revolucionario expresada en t茅rminos discretamente po茅ticos.En su 茅poca de esplendor, fue conocido como el creador de "la guajira de sal贸n", sin que nadie pueda explicar en qu茅 consiste ese subg茅nero. Si entendemos como m煤sica "de sal贸n" a la reelaboraci贸n de g茅neros populares para suavizarlos y hacerlos m谩s asequibles al gusto de la clase media, hablar de la guajira de sal贸n es una redundancia, pues la guajira es, por s铆 misma, una m煤sica "de sal贸n", cuya creaci贸n se le atribuye a un compositor tan poco campesino como Jorge AnckermannJos茅 Guillermo Quesada Castillo, que en vida se hizo llamar art铆sticamente Guillermo Portabales fallece en un lamentable accidente automovil铆stico en San Juan, Puerto Rico, el 25 de octubre de 1970.


  • Maracangalha de Dorival Caymmi, (abril, 30 de 1914 鈥 Agosto 16 de 2008) compositor , cantante y actor Brasilero de Salvador Bahia en 1957 compus贸 el popular tema 鈥淓u vou pra Maracangalha鈥. Contribuy贸 mucho en el nacimiento de el 鈥淏ossa Nova鈥, Caetano Veloso una vez dijo: 鈥淵o he escrito 400 canciones y Caymmi 70, pero Caymmi tiene 70 canciones perfectas y yo no鈥.Jose Feliciano en el a帽o 1976 la incluy贸 en su album 鈥淐h茅 Sar谩鈥 y le puso como nombre 鈥淓l Voh鈥漃ero la version que a mi en lo particular me gusta mas fue la de 1973 Willie Col贸n y Hector Lavoe hicieron el Alb煤m 鈥楲o Mato鈥 incluyendo el tema 鈥淰o So鈥, cambiandole el nombre de Analia por el de Amalia. Col贸n ya coqueteaba con temas y ritmos brasileiros como 鈥淟a Mar铆a鈥 y 鈥淧escao鈥 entre otros鈥 Lavoe nos demuestra una voz llena de alma y poes铆a, mientras que Col贸n se encontraba en la plenitud de sus facultades creativas鈥n binomio para la historia. Si es que..yo me visto y la invito a bailar y me dice que esta cans谩, fue Vo So鈥